Taller de Sanación

Instructor

Melina Bronfman

Comienzo Inmediato

2 clases, 1hs 37min

Temas

Crianza fisiológica, Autoconocimiento

Precio

USD$29

Una vez que hayas visto el curso anterior de Melina: “Conferencia Herida Primal”, estás en condiciones para encarar esta profundización práctica. En este caso Melina te guiará ejercicios para que puedas conectar con las experiencias vividas y encarar la sanación de tu propia herida primal.

Es una herramienta muy valiosa para que puedas tener una noción de por qué estás donde estás en la vida. Sobretodo si venías arrastrando situaciones de conflicto personal y con el entorno, con tus vínculos. Todo tiene una explicación, esta es una, no la única, pero sí una explicación posible.

El taller te puede permitir relajar tus mecanismos de defensa y sanar heridas que ni siquiera sabías que tenías para desplegar tu verdadero potencial y poder acompañar de forma más consciente y respetuosa a tus propios hijos.

Qué te ofrecemos en este curso

Ejercicios prácticos de Sanación de la Herida Primal para que puedas mimar a tu niño interior + Un video en el que Melina responde preguntas que suelen surgir en relación a los propios hijos.

  • Video 1. Guía de ejercicios prácticos
  • Video 2. Respuestas a preguntas frecuentes

Una vez que compres este curso, tendrás acceso para hacerlo cuantas veces quieras por el transcurso de un año.

"No importa tanto qué nos pasó, sino qué es lo que hacemos con eso."

Melina Bronfman

Fundadora del Centro MaterPater. Doula, experta en desarrollo infantil y crianza.

Testimonios

"Tener la oportunidad de identificar aquellos momentos de mi nacimiento, así como de mis primeros años de vida, que quedaron doliendo, fue muy revelador. ¡Siento inmenso alivio y gratitud! Súper recomiendo este curso."  María

"Fue una experiencia maravillosa: viví muchas sensaciones placenteras, me sentí entre los brazos de mi mamá, recordé como era de niña y me sentí en paz. Me siento en un lugar mucho más fuerte para poder criar a mis hijos."  Stephanie

"Antes de empezar sentía incertidumbre y un poco de temor por lo que podía llegar a transitar. En cuanto hice el primer ejercicio me relajé y me dejé llevar. Me siento transformado y con muchas ganas de poner en práctica con mi hijo de un año todo lo que vi."  Alejandro